Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Salsa de tomate

Es época de tomates y seguro que nuestra huerta está ahora en plena producción y no damos abasto. Así que vamos a hacer una rica salsa de tomate para nuestros platos y así aprovechar el excedente.


Ingredientes:
1 kg de tomates (yo utilizo los de pera)
1/2 cebolla
Un chorrito de aceite
Sal
Azúcar




Elaboración:
Hacemos un pequeño corte, en forma de cruz, en la punta de los tomates y los escaldamos durante un par de minutos en agua para posteriormente retirar la piel. Reservamos.



Picamos la cebolla en trozos pequeños y sofreímos, a fuego lento,  hasta que ésta coja un ligero color tostado. Añadimos los tomates y dejamos cocer unos 10 minutos. 

Trituramos y dejamos que siga cociendo otros 10 minutos. Añadimos sal al gusto y una pizca de azúcar para que no resulte tan ácida.


Una vez esterilizados los botes, hirviéndolos durante 10 minutos en agua, los rellenamos con la salsa y una vez cerrados los volvemos a hervir durante 15 minutos. Y ya está lista una riquísima salsa de tomate hecha por nosotros mismos. Sin colorantes ni conservantes.






Es una buena forma de no tirar el fruto de nuestro trabajo y consumir nuestros tomates a lo largo del año.

Comentarios

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Blog miembro de: