Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo hice mi primer injerto

Os dejo una foto y un vídeo de mi primer injerto. Es un manzano y el tipo de injerto "inglés". El patrón es un manzano nacido de semilla hace unos 5 o 6 años y la púa fue injertada en otoño de 2012. Espero que os guste.

Injertar árboles, es algo que en casa si hizo siempre. Y es que es una forma muy barata de conseguir nuevos ejemplares y tener una buena variedad de frutales. También es un buen método para poder conseguir esa variedad que tanto deseas. También es una forma bastante rápida, junto con el acodo aéreo, de conseguir fruta en un corto espacio de tiempo. Y de conseguir un ejemplar idéntico a la planta madre. Algo que, en cambio, si lo hacemos desde semilla no siempre es así. 


Es todo un arte, que al principio no es fácil de práctica. Pero no por ello no tienes que dejar de intentarlo. Yo probé varias veces y observé cómo se hacían multitud de ellas. Pero una cosa está clara. Si no se intenta no se puede saber si se hace bien o no.


Después de observar mucho y de fracasar en un par de ocasiones. Aquí está el resultado de mi primer injerto. En este vídeo podéis ver que el resultado fue bastante bueno. Que el árbol ya tiene una buena cantidad de hojas y que el injerto prospera adecuadamente.





¿Cómo se hace?

El patrón y la púa de la variedad que se injerta tienen que ser de un diámetro similar.  La púa será del año anterior y tendrá 3 o 4 yemas. Se hace un corte en bisel en ambos y a cada uno de ellos se le hace un corte/incisión para obtener las lengüetas con las que uniremos el patrón y la púa.

Se envuelve el injerto con cinta aislante y cuanto la púa tenga ya hojas brotadas de unos 5 centímetros  aproximadamente, se le quita la cinta.

Este injerto se realiza en invierno cuando tanto el patrón como la púa a injertar están en reposo vegetativo. Importante que el cambium (parte pelada) del patrón y de la púa estén unidos para que el resultado sea el deseado.
El injerto inglés no es la única forma de hacer un injerto de arboles de este tipo, Pero quizás de las que yo he conocido es la que más me gusta. Si se hace con un mínimo de cuidado y conocimientos es muy efectivo y el porcentaje de que el injerto arraigue es bastante alto. Incluso para principiantes. 

Además es un tipo de injerto que queda, estéticamente hablando, muy bien e incluso hay que fijarse mucho para ver dónde está el punto de unión entre el portainjertos y la variedad injertada.


Es evidente que con el paso del tiempo y después de practicar mucho la técnica mejorará. De todas formas si quieres ver cómo se hace un injerto inglés aquí te dejo un vídeo que realicé posteriormente. Ventajas de poder viajar en el tiempo en lo que a modificar los post se refiere. En el que se puede ver el paso a paso de una forma más visual. Espero que os guste.




Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: