Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Date un paseo por mi huerta ecológica

En el post de hoy no voy a darte ningún consejo sobre cultivos, ni mostrarte cómo se hace un insecticida, o un fungicida, ni siquiera te hablaré de ningún truco que mi abuela o mi abuelo hacían en su huerto. Hoy sólo voy a enseñarte mi huerta ecológica.

Pero no es un simple paseo. En esta inmersión virtual por el maravilloso mundo del cultivo de tus propios alimentos, podrás comprobar que cultivar, y hacerlo con unos buenos resultados, de forma ecológica sin la utilización de químicos es posible. Está claro que no es oro todo lo que reluce, y que en ocasiones te encontrarás con problemas de hongos, de plagas, de enfermedades, de un montón o no, de contratiempos. Pero no desesperes porque de todo se aprende y de los errores se aprende.

Yo también tengo problemas de pulgón, pero muchos menos que hace algunos años, mis plantas también sufren enfermedades, pero ahora puedo tratarlas con remedios que ya mis abuelos utilizaban y que funcionan, sí funcionan. Cultivar y hacerlo respetando la biodiversidad que tiene que haber en un huerto lleva su tiempo, no es de un día para otro, pero se puede, sí, se puede.

No quiero enrrollarme mucho porque lo que importa viene a continuación. Así que aquí tienes mi huerta: patatas, lechugas, cebollas, tomates, calabacines, berenjenas, pimientos, girasoles, etc. Y en el vídeo también hablaré un poco sobre compost y cómo lo hago yo. Empezamos!!!!!



Espero que os haya gustado el paseo y que por lo menos os hagáis una idea de qué se puede conseguir si le ponemos ganas, cariño y pasión. No tiene por qué ser una huerta del tamaño de la mía. Un pequeño huerto urbano, un rincón de tu jarín o incluso una pequeña terra o apartamento. Lo importante es adaptar a tus necesidades la producción de tus propios alimentos.

Esto ha sido todo por hoy. Espero que compartas y me ayudes a continuar con este pequeño proyecto de difusión de la huerta orgánica que es "diario dun neno labrego" del que tu como lector y espectador de los vídeos del canal formas parte. Un fuerte abrazo.

Un saludo, de Juanjo, desde Galicia!!!!

Facebook 👉 Aquí || YouTube 👉 Aquí || Instagram 👉 Aquí

Comentarios

Blog miembro de: