Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo y cuándo recolectar semillas de rúcula

Como siempre os digo, el recolectar nuestras propias semillas, es un proceso al que doy vital importancia en el huerto. Es, a mi entender, el primer paso para conseguir que nuestros huertos sean totalmente ecológicos.

Una semillas recolectadas durante años, en el que el proceso de selección sea el adecuado, nos proporcionará después plantas más sanas, más fuertes, más adaptadas a su entorno. Y con ello conseguiremos que esas plantas sean más resistentes a plagas y enfermedades.

Con ellos también estaremos contribuyendo a que esas plantas, que hemos seleccionado adecuadamente, puedan ser más resistentes a las sequías y por lo tanto podamos cultivar determinadas hortalizas árboles frutales que, sin esa adaptación, consumirían una gran cantidad de agua que en muchos lugares de nuestros países no es un recurso que abunde.

Por eso crear nuestro propio banco de semillas es tan importante. El el post de hoy veremos el proceso para conseguir nuestras semillas de rúcula.

Lo primero que tenemos que hacer y lo más importante, es seleccionar de entre las plantas que tengamos en nuestra huerta, la que más sane esté, la que tenga un aspecto más vigoroso y más sano. Y la que no haya tenido enfermedades ni plagas. Eso nos va a garantizar que nuestras semillas serán las adecuadas para conservar y reproducir en futuras temporadas.

Y ahora viene el paso definitivo. ¿Cómo y cuándo recolectar las semillas de rúcula? Pues para eso tengo un vídeo en el que intento explicarlo lo mejor posible y el el que se recoge todo el proceso para que al final tú también puedas iniciar tu propio banco de semillas. Espero que te guste.



Como habéis visto, el proceso sólo necesita un poco de paciencia para que se complete, si cuidamos de nuestra planta para que ese proceso llegue a buen puerto, nosotros sólo tendremos que observar y elegir el momento más adecuado para recolectar las semillas.

Espero que el post te sirva de ayuda y que si ha sido así lo compartas, si eres tan amable, en tus redes sociales o con tus amigos y amigas. Es un pequeño gesto que a mí me ayudará a continuar y seguir creando y publicado nuevos contenidos. Ya sabes que puedes dejar un comentario con cualquier duda que tengas al respecto y en la medida de lo posible intentaré ayudarte. Muchas gracias!!!!

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Blog miembro de: