Ir al contenido principal

Destacados

Quién dijo que en invierno no había flores? 🌺🌻

Es cierto que en invierno la actividad en la huerta disminuye y también no es menos cierto que el paisaje de nuestro entorno cambia considerablemente. Pero aún siendo ciertas estas dos consideraciones, lo que no es cierto es que en invierno no podamos disfrutar de flores. en menor cantidad eso sí, como lo hacemos en primavera. Si tenemos la suerte de disfrutar de un pequeño bosque comestible, como es mi caso, puede que tengas árboles de hoja perenne y que por lo tanto no todo sean árboles desprovistos de sus vestimenta en forma de hojas. Árboles como el olivo o el níspero son dos claros ejemplos de esos árboles que podemos disfrutar durante el invierno y nos alegrarán la vista durante esos meses tan sombríos y fríos. Sobre todo el níspero, el cual nos regalará sus preciosas flores en forma de racimo durante las últimas semanas del otoño o las primeras del invierno. Pero además también podremos disfrutar de flores de otras plantas tan interesantes como: El membrillo japonés (Chaenomele

Lombriz roja de california, Eisenia foetida

La lombriz roja californiana, eisenia foetida  es una de las muchas variedades de lombrices que se usan en lombricultura. Pertenece a  la familia Lumbricidae. Es una especie procedente de Europa pero se le denomina californiana por ser en esta ciudad donde se empezó a usar como variedad para la elaboración de humus de lombriz.

Les gustan los climas templados, pero pueden aguantar hasta 40ºC. Pero para tener un buen nivel de reproducción es recomendable mantenerlas, si es posible, entre los 12 y los 30 grados más o menos. Teniendo en cuenta que la reproducción bajará cuanto más nos acerquemos a los esos límites.

El compost que producen estas lombrices, producto procedente del proceso de su alimentación, se utiliza como fertilizante en: huertas, huertos urbanos, macetohuertos, árboles frutales etc.

Las lombrices adultas pesan de 0,24 hasta 1,4 gramos, comiendo una ración diaria que tiende a su propio peso; de ella, un 55 % se traduce en abono, es esto lo que las convierte en una de las variedades más interesantes para utilizar en  la descomposición de materia orgánica con fines de utilización como abono.

Características:
Color rojo oscuro
Respiración cutánea
Longitud, de 6 a 8 cm
Diámetro de 3 a 5 mm
Peso, 1,4 g.


Vive aproximadamente unos 4,5 años. La lombriz californiana avanza excavando en el terreno a medida que come, y deposita sus deyecciones en el terreno convirtiendo éste en un suelo mucho más fértil. No soporta la luz del sol y no es conveniente que esté expuesta a la misma. También necesita un alto grado de humedad. 

El producto resultante de la descomposición de estos restos orgánicos son ricos en nitrógeno, fósforo, potasio y calcio. Por lo tanto lo convierte en un fantástico fertilizante.

Es una variedad con una reproducción muy alta y además no contrae ni trasmite ningún tipo de enfermedad. Lo que la convierte en la mejor opción para utilizar en lombricultura.

En el siguiente vídeo os muestro la utilización de dos formas distintas de esta lombriz para la elaboración de humus. En uno las incorporamos directamente al bancal cerámico de nuestra huerta, para que descompongan la distinta materia orgánica y mejoren el suelo del mismo. La segunda opción es la incorporación a unas pequeñas lombricomposteras para una elaboración más controlada.


Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube



Fuente primera fotografía aquí

Comentarios

Blog miembro de: