Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Disfrutando del trabajo bien hecho, Las cosechas


Una de las mejores satisfacciones cuando tienes una huerta, es poder disfrutar de la cosecha. Y si además utilizas productos ecológicos, esa satisfacción es aún mayor. Poder alimentarte y alimentar a tu familia con hortalizas sanas y libres de pesticidas es todo un orgullo.

Ya sabemos que no fácil que el tiempo del que disponemos no nos deja pararnos a disfrutar de los buenos momentos más allá de un pequeño instante. Pero es mejor dedicar un poco de tiempo a esos pequeños placeres que no cuestan miles de euros y saborear la vida. También es cierto que no todo el mundo dispone de un terreno para poder cultivar o tener un pequeño jardín. No lo necesitas, una pequeña maceta te dará más de una sorpresa. Sólo tienes que dedicarle 5 minutos al día y el premio será enorme.

Creo que me estoy poniendo muy filosófico y la intención de este post no es otra que compartir con vosotros y vosotras la cosecha de este año 2017. No ha sido un año fácil en la huerta: Temperaturas muy altas a finales de invierno, pocas precipitaciones, granizo, y lluvias a destiempo. Todos estos elementos hicieron que la vigilancia y la atención fuesen mayores para evitar problemas con plagas y enfermedades. Pero al final el resultado fue más que aceptable.

Es cierto que tuvimos algunos fracasos y que no fue  pedir de boca pero de los errores también se aprende y tomo buena nota para futuras temporadas. Y sin más palabrería os dejo con algunas fotos de las diferentes cosechas y de un vídeo de nuestra pequeña huerta: Calabazas, lechugas, zanahorias, tomates, berenjenas etc.











Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: