Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Maceteros de turba, ideales para principiantes


Hoy os hablaré de los maceteros de turba y de sus beneficios a la hora de preparar semilleros y sobre todo para toda esa gente que empieza en este fantástico mundo de la huerta o que quiere hacer sus propios semilleros de plantas ornamentales. Estos maceteros realizados con mantillo de turba prensada son muy adecuados para germinar semillas.

Lo primero que tenemos que destacar es que estos maceteros, como norma general, son bastante económicos si queremos preparar un semillero para una pequeña huerta. Otra cosa es si hablamos de una gran extensión y un gran número de semilleros, porque ahí la cosa ya se dispara. Pero para esos casos siempre hay alternativas.

Otros aspecto a tener en cuenta es que podemos tener diferentes tamaños y formas de macetas, según las semillas a germinar y el tiempo que vayamos a tener la futura planta en el mismo. También hay que resaltar que son maceteros realizados con turba y son totalmente biodegradables por lo que no estaremos generando ningún residuo.

Este tipo de macetas son biodegradables por lo que no tendremos que sacar la planta de la maceta a la hora de realizar el trasplante a su lugar definitivo. Esto es muy interesante porque las raíces no sufrirán tanto el cambio ya que se seguirán desarrollando en un entorno protegido, hasta que con el aumento de tamaño de las mismas acaben por salir poco a poco de la maceta. Y para la gente que empieza  el no tener que manipular la planta en un momento tan delicado como es este es un punto a favor.

Se pueden hacer semilleros con muchos materiales reciclados: vasos de café, cartones de leche, hojas de periódico etc. Pero si estás iniciándote en esta faceta tan especial en el mundo vegetal, esta es una buena alternativa por la sencillez y la facilidad que manejarás todo el proceso desde el germinado hasta el trasplante definitivo.

En el siguiente vídeo podéis ver algunos de mis semilleros hechos con este material. En concreto unas semillas de regaliz que germiné por primera vez este año.



Espero que os haya gustado el post y que os animéis a realizar vuestro primer semillero, si es que no lo habéis hecho ya.

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: