Ir al contenido principal

Destacados

Cómo conseguir tus propias semillas de cilantro

Ya sabéis, por otros artículos publicados en el blog, que soy un gran defensor de tener tu propio banco de semillas. Los beneficios son múltiples. Además de ahorrarte una buena cantidad de dinero, podrás beneficiarte de los siguientes aspectos: Semillas de calidad y seleccionadas Semillas no manipuladas ni tratadas con productos químicos Semillas adaptadas a tu zona  Las plantas obtenidas de esas semillas serán más resistentes a plagas y enfermedades Serás autosuficiente desde el inicio del proceso de cultivo Tener nuestro propio banco de semillas, además de servir para conservar una parte de nuestro patrimonio hortícola, que cada vez se va deteriorando más y se están perdiendo un montón de cultivos autóctonos en beneficio de otros foráneos, aporta un montón de beneficios a la hora de cultivar nuestra propia huerta de una forma ecológica y sin la utilización de químicos o reduciendo el uso de los mismos a la mínima expresión.  Para tener nuestra propia selección de semillas tenemos que

Cómo liberar cotiledones cautivos

Hay ocasiones en las que nos encontramos con semillas que hemos estado buscando años y cuando por fin las consigues y las germinas la cosa se complica. Pues en el post de hoy os hablaré de uno de esos casos en que al germinar una de nuestras semillas una de esas complicaciones aparece.

Hoy voy a enseñaros cómo liberar hojas cautivas o mejor dicho cotiledones cautivos.

Lo primero es saber qué es un cotiledón: Cuando germinamos una semilla, por encima del sustrato aparece una plántula con las dos primeras hojas "falsas hojas" pues a esas hojas se les denomina cotiledones. También puede suceder que en determinadas semillas sólo nos encontremos con un único cotiledón, como podría ser en el caso del maíz.


 Los cotiledones se distinguen del resto de las hojas en el tamaño y en que contienen nutrientes que ayudarán a la plántula a salir adelante hasta que se desarrollen las hojas definitivas.

En el siguiente vídeo vamos a ver, de una forma más gráfica, cómo liberar los cotiledones de la carcasa de la semilla y evitar así la muerte de la plántula. Generalmente cuando germinados muchas semillas y tenemos un gran éxito de germinación no solemos usar esta técnica. Pero sí es práctica y necesaria cuando, como os comentaba al principio, estamos germinado semillas que nos costó mucho conseguir o cuando tenemos un pequeño número de las mismas o la germinación ha sido escasa.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: