Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo liberar cotiledones cautivos

Hay ocasiones en las que nos encontramos con semillas que hemos estado buscando años y cuando por fin las consigues y las germinas la cosa se complica. Pues en el post de hoy os hablaré de uno de esos casos en que al germinar una de nuestras semillas una de esas complicaciones aparece.

Hoy voy a enseñaros cómo liberar hojas cautivas o mejor dicho cotiledones cautivos.

Lo primero es saber qué es un cotiledón: Cuando germinamos una semilla, por encima del sustrato aparece una plántula con las dos primeras hojas "falsas hojas" pues a esas hojas se les denomina cotiledones. También puede suceder que en determinadas semillas sólo nos encontremos con un único cotiledón, como podría ser en el caso del maíz.


 Los cotiledones se distinguen del resto de las hojas en el tamaño y en que contienen nutrientes que ayudarán a la plántula a salir adelante hasta que se desarrollen las hojas definitivas.

En el siguiente vídeo vamos a ver, de una forma más gráfica, cómo liberar los cotiledones de la carcasa de la semilla y evitar así la muerte de la plántula. Generalmente cuando germinados muchas semillas y tenemos un gran éxito de germinación no solemos usar esta técnica. Pero sí es práctica y necesaria cuando, como os comentaba al principio, estamos germinado semillas que nos costó mucho conseguir o cuando tenemos un pequeño número de las mismas o la germinación ha sido escasa.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: