Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo recolectar semillas de lechuga

Para mí la hortaliza que no puede faltar en ninguna huerta. Es bastante agradecida, no muy complicada a la hora de cultivarla y se puede tener durante casi todo el año.

Pero con esto no quiero decir que se pueda plantar sin más y ya está. Necesita un suelo húmedo y que este no se seque en demasía ya que no aguanta períodos, aunque sean cortos, de sequía. Sí es conveniente que la superficie se seque entre riegos para evitar problemas de podredumbre.

El suelo tiene que tener un buen drenaje y podemos incorporar un buen abono "estiércol" en la preparación del terreno. Un buen aporte de potasio le sentará de miedo.

Pero bueno este no es el post, tiempo habrá, para hacer una guía de cultivo de la lechuga. Hoy es tiempo de otros menesteres y lo que quiero mostraros a continuación con un vídeo. Es cómo recolectar nuestras propias semillas de lechuga. Ya sabéis, por otros artículos, que yo soy muy partidario de recolectar y conservar mis propias semillas y que es algo que recomiendo efusivamente porque son muchas las ventajas y pocos los contras.

Es verdad que tenemos que tener ciertos cuidados y que en ocasiones las inclemencias climáticas pueden echar a perder incluso meses de espera. Pero no por ello debemos desesperar y por eso yo nunca siembro todas las semillas de ese año por si esa temporada no consigo nuevas semillas. Una buena conservación en condiciones de humedad, temperatura y luz son fundamentales para que el poder de germinación de las mismas sea mayor.

El proceso es muy sencillo. Y puede estar al alcance de cualquiera incluso de los menos experimentados en este mundillo de la horticultura. Con cuatro apuntes y paciencia podrás hacerlo sin problema. Cómo te comentaba en el siguiente vídeo podrás ver el proceso paso a paso.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: