Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

La huerta en el mes de julio, estado y consejos

En el post de hoy voy a mostraros cómo está nuestra huerta. Cuál es el estado de nuestras hortalizas y en qué momento nos encontramos.

Es julio, verano en el hemisferio norte, temperaturas altas y según donde nos encontremos, geográficamente me refiero, el estado de nuestra huerta, será diferente. Nuestra huerta está ubicada en Galicia, por lo que aún tenemos plantas que empiezan a producir flor, otras ya tienen frutos, pero muy pequeños y otras todavía están en pleno desarrollo. Pero vayamos por partes. así está la cosa:

Tomates: Aquí tenemos dos diferencias fundamentales en el estado de la producción. Las tomateras que tenemos plantadas dentro del invernadero y las que están fuera. Las primeras ya tienen tomates, y algunos bastante crecidos. Las segundas, la mayoría están en flor y alguna que otra ya tiene tomates pero muy pequeños.
Pimientos: Sucede lo mismo que con las tomateras. Las plantas que tenemos dentro del invernadero ya dieron sus primeros pimientos. Mientras que las que están fuera aún están muy retrasadas. Este año no tuvieron buen tiempo en las primeras fases del crecimiento y eso lo notaron. Así que no queda otra que tener paciencia, esperar que tengamos unos días de buen tiempo continuados y ver como evolucionan.

Guisantes: Las plantas empiezan a secarse, si es que no lo han hecho ya, los calores no les gustan mucho y aunque riegues la cosa se empieza a poner fea. Puedes aprovechar para dejar que se sequen las vainas en las plantas y así tendrás semillas para futuras siembras. En nuestra huerta, ya no quedan ni una sola planta de guisante.
Habas y judías: aquí tenemos un poco de todo, las judías ya llevan unas semanas produciendo, y las habas del Algarve que plantamos este año también están ya listas para recolectar. En cambio las habas de Zamora que plantamos este años están llenas de flor pero todavía empezaron a producir vaina esta semana. Toca vigilar que no cojan pulgón y cuidar los riegos para que la producción sea buena y de calidad.
Phisalis: Planté esta planta por primera vez este año y estoy bastante contento con su desarrollo, las plantas están bastante altas y con un aspecto muy bueno. Ya empiezan a tener alguna que otra flor y la cosa promete. Esta semana me pondré a preparar el emparrado para poder atarlas correctamente. La verdad es que con este cultivo estoy especialmente interesado porque es muy interesante y es la primera vez que lo cultivo.

Cebollas: Aún se ven muy verdes. Ya no las regamos tanto como al principio y dentro de poco espaciaremos más los riegos para que la planta se vaya secando y poder recogerlas. De momento se ven muy sanas. Aunque alguna empieza a subirse.

Hay que empezar a recogerlos. Mejor en luna menguante, así que si ya lo has hecho, pues un trabajo menos, si no pues no te despistes y en la próxima luna manos a la obra. Los nuestros tienen muy buena pinta, han resistido las inclemencias del invierno  y el mal tiempo en primavera. Ya recogimos algunos porque vimos alguno que parecía que empezaba a pudrirse, pero sólo encontramos un par de ellos, así que recogimos la mitad de la cosecha y el resto dentro de muy poco.

En esta época del año tenéis que tener mucho cuidado con las plagas o enfermedades. Vigilar sobre todo plagas como el pulgón, que pueden afectar a las habas o a las judías sobre todo y eliminarlos o tratarlos cuanto antes para que ni infecten el resto de la huerta. Cuidado con las tormentas, ya que las altas temperaturas y una humedad excesiva en el ambiente puede provocar enfermedades provocadas por hongos. No queremos que el mildiu u el oídio hagan acto de presencia.

También tienes que cuidar los riegos. Ten en cuenta que nuestras plantas están en plena producción y por lo tanto son más exigentes y las condiciones de los meses del verano no son precisamente las más adecuadas para que una planta se desarrolle correctamente sin un aporte de agua adecuado.

Tampoco vendrá mal que hagas un aporte de abono extra. 

En el siguiente vídeo os hago un repaso rápido del estado de nuestra huerta y podréis ver con vuestros propios ojos como van nuestras cosechas. Espero que os guste. Y no te olvides de comentar que será un placer conocer tu opinión. Un saludo.

Todas las fotografías son de nuestras cosechas.

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: