Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo separar las impurezas de las semillas

Hola, hoy os traigo un post más bien cortito en lo que a literatura se refiere, que supongo que algunos/as seguro lo agradecéis. El caso es que no es porque no tenga ganas de escribir si no porque lo que hoy quiero contaros no tiene mucho más que el hecho de que lo veáis con vuestros propios ojos.

Cómo seguro muchos ya sabéis, sobre todo los que recogéis vuestras propias semillas, cuando recolectáis algunas en concreto, es frecuente que las acompañen determinadas impurezas: restos de vainas, restos de la flor, etc.  Mi abuela con la lechuga, lo que hacía era coger todo con la mano y dejarlo caer desde cierta altura cuando hacia un poquito de aire y así le ayudaba a que las impurezas se las llevase el viento. Pero hay que tener mucha maña para eso y sobre todo saber calcular la altura y el viento porque si te pasabas con alguno de los dos la operación era un desastre.

El hecho de realizar esta operación de separación de las semillas del resto del material es, para mí, fundamental y es que: primero no aportan nada y 2º pueden ser un peligro para la conservación de éstas.

Bueno no me lío más que me conozco y si me pongo al final acabo soltando un rollo que no interesa para el tema que nos ocupa y que la mejor forma de ver "cómo separar las impurezas de las semillas" es viendo el siguiente vídeo que os pongo a continuación.

El caso práctico que os traigo es con semillas de col rizada pero podéis utilizarlo con semillas de : cebolla, puerro, berza o similares.



Espero que os haya gustado este vídeo y que lo compartáis para ayudarnos, con un pequeño gesto que os llevará medio minuto, a seguir creando contenidos relacionados con la huerta. Muchas gracias.

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

  1. Que bien explicado y que método tan cómodo y fácil.
    gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Blog miembro de: