Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo cultivar baby leaf

Muchos seguro que las conocéis porque las habéis visto dentro de unas bonitas bolsas en los supermercados, lavadas y listas para el consumo. Las baby leaf, son brotes tiernos que se recolectan cuando su tamaño aún es bastante pequeño y cuyo cultivo es relativamente sencillo. Es ideal para aquellos que se inician en el mundo de la horticultura ya que, un mínimo espacio y con no demasiada dedicación podremos cosechar resultados increíbles.

Con ello no quiero decir que podamos sembrarlas y olvidarnos de ellas hasta el momento de la recolección. Todo necesita su tiempo, su dedicación y sus cuidados.

Las lechugas baby leaf, se suelen sembrar a boleo y con bastante densidad por metro cuadro lo que favorece que las hojas sean más tiernas. La recolección ya se puede hacer a las pocas semanas de la siembra y si vamos recolectando las hojas más grandes la producción durará varios meses.

Podemos encontrar baby leaf no sólo dentro de las lechugas pero quizás las más conocidas son éstas últimas. La diversidad de texturas y colores la hacen súper atractiva, sobre todo para aquellos que no tienen demasiado espacio en su huerta y quieren disfrutar de diferentes opciones a la hora de preparar platos en su cocina.

Para una buena germinación de las semillas tendremos que mantener estas con bastante humedad y con una temperatura superior a los 19º C. En mi experiencia os recomiendo sembrar durante los meses de primavera y otoño ya que las temperaturas altas aceleran el crecimiento y acortan el ciclo vegetativo provocando la floración de las plantas antes de lo deseado.

Para que lo veáis mucho mejor, en el siguiente vídeo podéis ver cómo iniciar la siembra y algunos consejos sobre el cultivo de estas "grandes minis de la huerta".



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube


Comentarios

Blog miembro de: