Ir al contenido principal

Destacados

Cómo conseguir tus propias semillas de cilantro

Ya sabéis, por otros artículos publicados en el blog, que soy un gran defensor de tener tu propio banco de semillas. Los beneficios son múltiples. Además de ahorrarte una buena cantidad de dinero, podrás beneficiarte de los siguientes aspectos: Semillas de calidad y seleccionadas Semillas no manipuladas ni tratadas con productos químicos Semillas adaptadas a tu zona  Las plantas obtenidas de esas semillas serán más resistentes a plagas y enfermedades Serás autosuficiente desde el inicio del proceso de cultivo Tener nuestro propio banco de semillas, además de servir para conservar una parte de nuestro patrimonio hortícola, que cada vez se va deteriorando más y se están perdiendo un montón de cultivos autóctonos en beneficio de otros foráneos, aporta un montón de beneficios a la hora de cultivar nuestra propia huerta de una forma ecológica y sin la utilización de químicos o reduciendo el uso de los mismos a la mínima expresión.  Para tener nuestra propia selección de semillas tenemos que

Aclarado y repicado de semilleros

Siempre me ha llamado la atención la definición que encontraba en algunos libros de horticultura o jardinería sobre algunos conceptos básicos y es que, dependiendo de quién fuese el autor o la procedencia del mismo la definición no siempre era igual, sí similar, pero no exactamente igual.

Esto sucede mucho en mi tierra, Galicia, y en nuestro idioma, el gallego, y es que a muchas cosas de la huerta: material, tareas, procedimientos, etc. recibían nombres diferentes cuando se referían a la misma tarea o al mismo utensilio. Eso en un principio podría tener sentido si la distancia entre las diferentes aldeas fuese considerable. Pero no es así. En algunos casos la diferencia en km es ridícula ya que entre el pueblo de mi abuelo y el de mi suegro, por poner un ejemplo, es de 6 km y un utensilio como el de la foto en un lugar se le llama "gancha" y en otro "galleta".




Es curioso también ver cómo algunos términos vienen a ser "lo mismo" y lo único que cambia es el momento de hacerlo. Me explico. Siempre oí hablar a mi abuela del repicado, cuando hacía los semilleros, por ejemplo, lo hacía. Y en ocasiones lo hacía de una forma y en otras de otra. Pero la filosofía del término era la misma. No sé si lo voy a liar más o aclarar pero intentaré explicarlo. Si hacía un semillero de lechugas, que solía hacerlo directamente en el terreno, hacía lo que se conoce como aclarado, pero lo hacía de dos maneras, y es que algunas plántulas las desechaba y otras las trasplantaba para otras zonas del semillero donde habían fallado algunas semillas. Según las diferentes definiciones. Estaríamos ante un aclarado y un repicado.

Sinceramente, y sin ser un experto en etimología y mucho menos pretencioso, pero un repicado podría hacerse en cualquier momento, independientemente de si las plántulas se trasplantan o se desechan. Otra cosa es cuando es mejor hacer ese repicado.

Y es que en un primer momento lo mejor es hacer el denominado por muchos, aclarado y desechar las plántulas que arranquemos, favoreciendo así el desarrollo del resto del semillero y posteriormente, cuando las plántulas ya tienen varias hojas definitivas, hacer el repicado trasplantándolas a recipientes individuales. Lo que sinceramente y repito no quiero ser pretencioso, pero eso no deja de ser un trasplante.

Bueno que no quiero liaros mucho más con el tema y estaré encantado de leer vuestros comentarios, si es que queréis comentar algo al respecto en los comentarios del post, y así puede que entre todos logremos llegar a una conclusión coherente.

En el siguiente vídeo os muestro cómo hago yo los repicados también os cuento cuando es el mejor momento para hacerlo. Espero que os guste.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube. Las dos opciones son gratuitas.


Nos GuSta la hUerTa

Comentarios

Blog miembro de: