Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Raza mos, la gallina gallega

Como seguro sabréis los que habitualmente leéis este blog, en casa también tenemos gallinero, y es que además de proporcionar alimento para toda la familia, huevos y carne, también proporcionan un abono muy necesario para mantener nuestra huerta libre de abonos químicos.

Antes no era tan necesarias, en lo que a abono se refiere, y es que casi todo el mundo que vivía en el rural tenía vacas y por lo tanto había más que abono suficiente para mantener abonados prados y huertos. Pero ahora son más que necesarias ya que es un animal fácil de mantener, que no conlleva un trabajo excesivo para tenerlas cuidadas y que proporcionan más que sobrados beneficios.

Así que en el post de hoy os hablaré de una gallina, que hace poco incorporamos a nuestro gallinero, a pesar de ser una de las gallinas más antiguas de la península ibérica y una raza propia de nuestra zona. Os hablo de la gallina de mos. En este post podréis ver un poco las características de esta gallina y un pequeño vídeo con los ejemplares incorporados hace aproximadamente un mes. Espero que os guste.

Raza mos, la gallina gallega:


 El gallo:

  • De cabeza mas bien pequeña y bien conformada.
  • Cara roja, lisa y de textura fina.
  • La cresta es en forma de guisante, con tres filas longitudinales de papilas o puntos bien definidos, de color rojo.
  • Barbillas rojas, pequeñas, de textura fina, con el borde inferior bien redondeado.
  • Las orejillas son pequeñas, pegadas a la cara, lisas,  de color rojo.
  • El pico es fuerte, y bien curvado; en la mandíbula superior predomina el color pardo oscuro sobre el córneo amarillento, en la mandíbula inferior pueden aparecer manchas de color pardo oscuro.
  • Lo ojos son grandes, de color naranja oscuro y con cejas prominentes.
  • El cuello es esbelto y robusto,  tirando a largo, bien erguido, y con mucho plumaje y bien unido al cuerpo, con esclavina abundante flotando sobre la espalda.
  • El tronco es ancho, profundo, largo, ligeramente inclinado hacia la cola.
  • Dorso ancho y cayendo ligeramente hacia la cola, poblado de caireles de mediana longitud.
  • Pecho también ancho, profundo y prominente.
  • La cola es de un tamaño pequeño, las hoces caudales son cortas sobrepasando ligeramente a las plumas timoneras que son anchas y superpuestas. En ángulo de 45º sobre la horizontal.
  • Las alas son mas bien pequeñas, bien plegadas y ceñidas al cuerpo.
  • Los muslos fuertes, robustos, visibles y de mediana longitud.
  • Los tarsos fuertes, gruesos, de color amarillo, de largo mediano, sin plumas y con cuatro dedos fuertes y rectos.
La gallina: 
En líneas generales es como el gallo, teniendo en cuenta las diferencias debidas al sexo. La cresta está menos desarrollada que en los gallos, las barbillas son más pequeñas y también es más pequeña la orejilla pero conserva la forma lanceolada. El pecho es saliente pero menos que en el gallo. De formas más redondeadas que el gallo.

Esto en lo que a la morfología se refiere pero ahora vayamos a la coloración del plumaje en el que podemos ver el diformismo sexual entre macho y hembra.

Gallo: El conjunto del plumaje es de color leonado con un matiz rojo-caoba claro, la esclavina y los caireles son de color más claro que el resto del manto. Las plumas coberteras pequeñas de las alas y los hombros son de una coloración más oscura. Las remeras primarias son negras, bordeadas de leonado. Las remeras secundarias son leonadas casi en su totalidad, excepto en el centro que adquieren color negro. Las coberteras del vuelo en su fila inferior son negras. La cola tiene las timoneras y las hoces negras con un brillo verde metálico. El subplumón es de color leonado claro.

Gallina: El plumaje del cuerpo es leonado, con esclavina de color leonado intenso, siendo negras las coberteras del vuelo en su fila inferior y las timoneras de la cola y, en parte, las remeras primarias, subplumón leonado claro.

Y ahora es el turno de ver a nuestras pequeñas en su nuevo gallinero.


Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube



Fuente: Avimós

Comentarios

Blog miembro de: