Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo germinar semillas de tamarindo

El tamarindo es un árbol tropical, un árbol muy longevo y que puede alcanzar una altura consdierable. Es de crecimiento lento originario de África; aunque también se puede encontrar en zonas de Asia.

Sus diferentes partes tienen propiedades medicinales y en algunos países se utiliza como remedio para diferentes dolencias. En Filipinas, por ejemplo, sus hojas son utilizadas para la elaboración de un té que se toma para bajar la fiebre como consecuencia de la malaria.

Sus frutos, comestibles, son utilizados con diferentes propósitos en la cocina de medio mundo. Chinos y mexicanos son algunos de los principales consumidores y dependiendo de la madurez del fruto se utilizará de una u otra forma: postres, condimento en platos o bebidas.

Después de esta breve introducción voy a mostraros un vídeo para germinar semillas de tamarindo y tener nuestro propio árbol. Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que al tratarse de un árbol tropical, es susceptible de las heladas y cuanto más joven más cuidado tenéis que tener con este aspecto porque si no acabaréis perdiendo vuestros árboles.

En las primeras etapas de crecimiento tendréis que ser cuidadosos con el riego y no dejar que el sustrato se seque. Le gusta la materia orgánica en descomposición por lo que si lo mantenéis en una zona en la que echéis restos de: hojas, hierba, restos de poda, etc. y dejáis que esta se vaya descomponiendo, tendréis un árbol sano y fuerte.

En el siguiente vídeo podéis ver todo el proceso.  Espero que os guste.



Fotografía de: pincha aquí

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: