Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo preparar un semillero de cebollas en el huerto

En una huerta o huerto urbano siempre hay tareas que realizar. Y es que, en cuanto acaban unas, empiezan otras. No estamos en el momento de más trabajo, si es que somos  amantes de la huerta y vivimos en el "hemisferio norte". Los amigos y amigas del "hemisferio sur" están ahora mismo en plena faena y disfrutando del momento que les toca vivir. Pero nosotros no vamos a relajarnos y es que, entre otras cosillas menores, empezamos ya a preparar algún que otro semillero.

El primero que realizamos en casa es el de las cebollas y lo hacemos dentro del invernadero y es que las lluvias en Galicia suelen ser abundantes y las heladas no se quedan atrás. Así que por experiencia propia lo mejor es protegerlo y mantenerlo a buen recaudo. Lo preparamos a mediados o finales de otoño, generalmente a mediados. Cómo siempre os digo este blog muestra lo que nosotros hacemos y en base a nuestras condiciones climáticas. Por lo que si estáis leyendo este post y queréis preparar vuestro propio semillero tenéis que adaptaros a las peculiaridades, en lo que a clima se refiere, de vuestra zona.

Si el semillero lo preparáis directamente en el huerto, como es nuestro caso, el primer paso será tener una tierra bien trabajada, con un par de semanas de antelación es suficiente. Si lo hacéis en algún tipo de recipiente y utilizáis sustrato pues un trabajo que os ahorráis.


Nosotros tenemos en cuenta la luna así que planificamos los trabajos para que el día que hacemos el semillero coincida con un día de luna menguante.

La siembra la haremos a voleo y mantendremos el suelo húmedo pero sin encharcar. Sobre todo durante los primeros días y también es importante no dejar que prosperen las malas hierbas. Las semillas las tendremos, dependiendo un poco de la temperatura, en unos 8-12 días.

Ya veis que no es nada complicado hacer un semillero de cebollas. Y cómo una imagen vale más que mil palabras os dejo el siguiente vídeo en el que podéis ver cómo realizamos nosotros el semillero, con algún que otro truquillo que os puede resultar bastante útil. Espero que os guste y hasta el próximo post.



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube.

Comentarios

Blog miembro de: