Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo preparar un semillero de coliflor y brócoli

Estamos en los últimos días del verano y tenemos que empezar a planificar la temporada de otoño-invierno. La actividad en nuestra huerta se empieza a reducir, pero no se parará por completo y durante los siguientes meses, aún podremos cultivar varias hortalizas.

Coles, lechugas, acelgas, puerros, etc. pueden ocupar el lugar en el que antes cultivamos cebollas, pimientos o tomates.

Pero para que esto ocurra, lo primero que tenemos que hacer, es preparar los semilleros. Y en esta ocasión prepararemos un semillero de coliflor y brócoli romanesco. El segundo es un híbrido del brécol y la coliflor. Es un alimento muy recomendable no sólo por su atractiva forma y color si no por tener propiedades alimenticias muy interesantes. Rico en vitamina C y ácido fólico, y una fuente más que recomendable de minerales como el fósforo y el potasio.

La coliflor ya es más conocida y protagonista de muchos platos típicos de nuestra gastronomía. Alimento rico en vitaminas B5 y B6 y con propiedades diuréticas.


Las dos necesitan, para su correcto desarrollo, unas temperaturas elevadas para que las semillas germinen correctamente y con horas de sol suficientes. Por lo que de julio a septiembre podemos preparar nuestros semilleros. Posteriormente y para la formación del fruto, las temperaturas tienen que ser moderadas y aún tratándose de plantas de cultivo en épocas de frío no les gustan las heladas.

El procedimiento de realización del semillero es muy sencillo. Utilizaremos un buen sustrato que mezclaremos con humus de lombriz y arena en un porcentaje. En nuestro caso en la siguiente proporción. 70-15-15 respectivamente. Colocaremos el semillero en un lugar con exposición solar, mejor al sol de la mañana, y lo mantendremos húmedo, pero sin encharcar.

Una vez que las semillas hayan germinado y las plántulas tengan tres o cuatro hojas definitivas, trasplantaremos a la huerta con cuidado de no dañar las raíces. Pero de eso ya hablaremos en un posterior post.

Y como dice el dicho "una imagen vale más que mil palabras" así que aquí os dejo un vídeo para que veáis cómo se hace. La verdad es que es muy sencillo y tal y como veréis en el vídeo no tiene mucha complicación.



Síguenos en facebook pinchando aquí o hazlo aquí si lo que prefieres es suscribirte a nuestro canal de YouTube


Comentarios

Blog miembro de: