Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

El programador de riego "la solución al riego en vacaciones"

Se acerca el período estival y una de las mayores preocupaciones, para los que tenemos la gran suerte de tener una huerta o un pequeño jardín, es el riego. Pero no sólo cuando uno tiene pensado cogerse unas pequeñas vacaciones, que también es una suerte, sino también los fines de semana. Porque las hortalizas y las plantas no entiende de vacaciones.

Cuando yo era niño, el riego de nuestra huerta se hacía con agua que compartíamos varios vecinos, y cada uno tenía unos días y unas horas adjudicadas para regar. El que tenía pozo era un privilegiado porque podía regar a su antojo.

El agua había que conducirla desde bastante lejos, por diferentes fincas hasta que llegaba a su lugar de destino. Recuerdo cómo mi abuelo, Eliseo, se calzaba las botas de agua y cogía la azada para ir en busca del agua. Y es que cuando no se quería regar, el agua se dejaba correr por los prados y al final acaba en un riachuelo. Por lo que era necesario ir a limpiar el curso por el que corría el agua hasta la finca y reconducir ese agua que estaba derivada a los prados para que llegase a las plantas que queríamos regar. Era un trabajo duro y además mucha del agua se perdía, pero eran otros tiempos y las necesidades también eran otras.

Hoy ese método ya no se utiliza, el agua está canalizada y los diferentes vecinos, de los pocos que quedan, tienen su correspondiente llave de paso para abrir o cerrar a su antojo. Con la ventaja de poder instalar grifos en las fincas y regar de varias maneras: Por inundación, con manguera, por goteo, con regadera etc.

Pero vayamos con el tema que nos interesa. ¿Qué pasa cuando tenemos que ausentarnos durante varios días, y estamos en plena temporada y además en los meses de máximas temperaturas, y cuando más agua necesitan nuestras plantas u hortalizas?

Pues aquí entra el gran protagonista, el salvador de nuestras tomateras y lechugas. El rey del riego. El programador.



El programador de riego, que funciona a pilas, puede ser de gran ayuda en nuestro jardín o en nuestra huerta, por muchos motivos:

1º Nos ayudará a ahorrar agua

2ª Podremos regar a diferentes horas del día y durante el tiempo que nosotros estimemos oportuno.

3ª Lo podremos conectar a diferentes sistemas de riego: Aspersores, riego por goteo, etc.

4º Al funcionar con pilas se puede conectar en cualquier parte siempre y cuando tengamos una toma de agua.

5º Con un par de pilas tiene autonomía suficiente para poder ausentarnos durante un período de tiempo bastante largo.

6º Los hay muy económicos y con una buena conservación pueden durar años.

Cómo veis todo son ventajas. Yo lo tengo conectado durante toda la temporada porque me ahorra mucho tiempo y agua.


¿Qué necesitamos?

Lo primero una fuente de agua que puede ser un grifo que llegue directamente a donde vamosa utilizar el programador. O un contenedor con suficiente cantidad de agua y colocado a cierta altura para que tenga la fuerza suficiente para regar por gravedad. Una vez solventado el primer paso vamos con el material necesario.

  • Programador
  • Pilas
  • Regulador de presión, si fuese necesario
  • Conector de rosca
  • Tubería de distintos tipos y grosores según las necesidades

Y después dependiendo de si se conecta a un aspersor o a un sistema de riego por goteo pues necesitaremos otros materiales que os resumo en el siguiente esquema.

Este es el método sencillo y económico, pero se puede hacer mucho más sofisticado con un programador más complejo y con la utilización de electroválvulas podemos discriminar el riego en función de las plantas u hortalizas que tengamos y las necesidades hídricas que éstas tengan.

En el siguiente vídeo os mostramos el programador que nosotros utilizamos y os explicamos un poco su funcionamiento. Si tenéis cualquier duda podéis dejar un comentario e intentaré ayudaros. También podéis consultar este post en el que habla del riego en la época estival. En él os hablo un poco de las peculiaridades que tenemos que tener en cuenta a la hora de regar en estos meses del año. Espero que os guste. Aquí te dejo el enlace. "El riego en época estival"



Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

  1. explicamos un poco su funcionamiento. Si tenéis cualquier duda podéis dejar un comentario e intentaré ayudaros. También podéis consultar este post en el que habla del riego en la época estival. En é https://coaching-mastery.com/5-formas-para-ahorrar-dinero-rapido/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Blog miembro de: