Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Nuevas plantas de tomate por esqueje. Rápido y sencillo.

Roma, black cherry, río grande, cherry gold, noire de crime, tres cantos, marmande raf, andina cornue, orange queen, muchamiel, montserrat, etc........

Son sólo un pequeño ejemplo de los diferentes tipos de variedades de tomate que nos podemos encontrar en el mercado. El tomate, es un clásico en cualquier huerta o huerto urbano y es que su cultivo no es muy complicado. Un buen terreno abonado, calor y horas de sol y con un poquito de suerte podremos disfrutar de una buena cosecha.

En el huerto urbano, es muy apreciado ya que no necesita la participación de insectos para la polinización de sus flores. Por lo que se pueden ver en maceto-huertos o huertos urbanos de grandes ciudades donde es difícil cultivar otro tipo de plantas hortícolas que sí necesitan la presencia de insectos para poder dar fruto. Aunque siempre cabe la posibilidad de hacerlo de forma artificial. Lo que conlleva algo más de conocimientos y esfuerzo 

Pero en el post de hoy no vamos a hablar del cultivo del tomate sino de cómo conseguir nuevas plantas de forma rápida y sencilla. Y es que esta planta, además de por semillero, también se puede reproducir haciendo esquejes. 



El esquejado nos puede facilitar las cosas a la hora de conseguir nuevos ejemplares de variedades que queremos cultivar en nuestra huerta. O también podemos salvar una temporada, si alguna plaga o enfermedad ataca nuestras plantas y tenemos que acabar arrancando nuestra plantación.

Una tomatera con hijos, un recipiente con agua y ya tenemos lo necesario para reproducir esta hortaliza. Pero como la mejor forma de verlo es visualmente. Aquí os dejo un vídeo en el que os mostramos, paso a paso, cómo realizar esta sencilla operación.



En el vídeo podréis ver cómo realizamos un esquejado de una tomatera de la variedad cherry. Una variedad que recomiendo, sobre todo para los que tenéis huertos urbanos o maceto-huertos y es que, con un par de plantas podréis conseguir una buena producción sin necesidad de grandes recipientes. De hecho la planta que tengo se cultiva en poco más de 3 litros de sustrato mezclado con humus de lombriz y un poquito de arena de río,  junto con un tagete, una planta de guindilla y otra tomatera de la misma variedad.

Espero que os guste y ya sabéis que si queréis ver más vídeos sobre huerta o huerto urbano podéis suscribiros a nuestro canal de youTube pinchando aquí. O seguirnos en nuestra página de facebook.



Autor fotografía tomate

Comentarios

Blog miembro de: