Ir al contenido principal

Destacados

Quién dijo que en invierno no había flores? 🌺🌻

Es cierto que en invierno la actividad en la huerta disminuye y también no es menos cierto que el paisaje de nuestro entorno cambia considerablemente. Pero aún siendo ciertas estas dos consideraciones, lo que no es cierto es que en invierno no podamos disfrutar de flores. en menor cantidad eso sí, como lo hacemos en primavera. Si tenemos la suerte de disfrutar de un pequeño bosque comestible, como es mi caso, puede que tengas árboles de hoja perenne y que por lo tanto no todo sean árboles desprovistos de sus vestimenta en forma de hojas. Árboles como el olivo o el níspero son dos claros ejemplos de esos árboles que podemos disfrutar durante el invierno y nos alegrarán la vista durante esos meses tan sombríos y fríos. Sobre todo el níspero, el cual nos regalará sus preciosas flores en forma de racimo durante las últimas semanas del otoño o las primeras del invierno. Pero además también podremos disfrutar de flores de otras plantas tan interesantes como: El membrillo japonés (Chaenomele

Albahaca, una aromática de fácil cultivo

Hoy hablamos de una de las aromáticas más conocidas, y dependiendo de en qué país te encuentres, esa popularidad puede ser aún mayor. También podemos decir que es una de las más fáciles de cultivar y además muy propicia para su cultivo en interior.

No necesita un gran recipiente, aunque cuando mayor sea éste, más fácil serán sus cuidados y mayor y mejor será su desarrollo. No resiste las heladas por lo que en invierno mejor en interior. Necesita mucha luz, pero no la expongas directamente al sol ya que podría marchitarse. Puedes ubicarla en una zona donde el sol le dé de forma indirecta o filtrado por algún árbol o planta de mayor tamaño.

Dependiendo de la zona en la que vivas necesitará mayor o menor cantidad de agua. Cómo norma general, riégala una vez que el sustrato esté seco. Por lo que, si vives en zonas de clima cálido los riegos serán más frecuentes que si lo haces en otras zonas de clima más suave o frío.

Puedes abonarla con humus de lombriz, o con cualquier otro abono orgánico. Si lo haces con humus, puedes hacerlo una vez al mes disolviendo el humus de lombriz en agua y regando con el jarabe resultante de la mezcla. En este enlace puedes ver cómo preparar un fantástico té de humus de lombriz. Pincha aquí para ver un vídeo tutorial de cómo hacerlo.


Es una planta anual muy apreciada por sus cualidades culinarias y medicinales. En la cocina se consume tanto fresca como seca. Y la podemos encontrar en muchos platos elaborados en la cocina mediterránea. Conocida es su utilización en pizzas, cómo por ejemplo, la famosa pizza napolitana.
En medicina se usa frecuentemente cómo remedio para los dolores de cabeza o para mejorar la digestión o el insomnio.

En el huerto también tiene sus propiedades y cultivada cerca de nuestras tomateras, por ejemplo, puede evitar el ataque de algunas de las plagas que atacan a esta hortaliza con más frecuencia. Ya que su olor característico es un arma disuasoria para algunos visitantes no deseados en nuestra huerta.

En algunos países, como la india, es considerada una planta sagrada.

Puedes reproducirla por varios métodos, sembrando sus semillas, o por esqueje. Yo te recomiendo éste último, ya que es más rápido y sencillo y tendrás una planta lista para consumir en muy poco tiempo. 

CÓMO REPRODUCIRLA POR ESQUEJE (vídeo)

Comentarios

Blog miembro de: