Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Cómo recolectar semillas de pimientos de piquillo


La recolección de semillas es muy importante a la hora de tener nuestro propio huerto urbano o nuestra huerta. Y es que con ello conseguimos que, por un lado, ahorrarnos un dinerito en la compra de semillas comerciales y por otro, que conseguiremos semillas procedentes de las plantas cultivadas en nuestra zona y que con el paso del tiempo irán adaptándose a nuestro clima. Con esto conseguiremos que las futuras plantas que cultivemos sean más resistentes a plagas y enfermedades.

Hoy es mucho más fácil acceder a tiendas especializadas, bien físicamente, o a través de internet. Pero antes no era tan sencillo y el intercambio y la recolección eran las formas más fáciles de conseguir nuevas semillas o nuevas plantas para cada temporada.

Son muchos los que lo hacen, gente joven y no tan joven pero si nos fijamos en nuestros mayores, seguro que son ellos los que más utilizan este método para conseguir semillas. Y lo que es más importante podemos aprender cómo hacerlo correctamente y en qué momento.


En casa, por ejemplo, no compramos semillas de cebolla, ni de lechuga ni de berza. Ni ajos y así con muchas otras, porque recogemos las semillas nosotros mismos.

Cada planta tiene su peculiaridad y no de todas las semillas se recogen de la misma forma. Por ejemplo, la cebolla hay que plantar un ejemplar de los recogidos en la temporada anterior y de la flor que echa ese año se recogen las semillas. De las lechugas se recogen las semillas de aquellos ejemplares que se suben y hay que estar muy atento para recogerla en su momento. Pero no os preocupéis porque os mostraremos en próximos artículos y vídeos como recolectar cada una de ellas.


Las semillas recogidas hay que guardarlas, una vez que estén bien secas, en un lugar seco, fresco y oscuro. Y es conveniente sembrarlas en la temporada siguiente para que germinen correctamente. Con el sobrante se pueden hacer intercambios y así aumentaremos nuestro pequeño y modesto banco de semillas.

Hoy vamos a enseñaros como recolectar semillas de pimientos de piquillo. En este caso, no se recogen de la flor que echan las plantas, no, aquí la semilla se encuentra en el fruto y hay que esperar a que esté bien maduro, y tiene que madurar en la propia planta, para recoger las semillas.

Pero como siempre hacemos, una imagen vale más que mil palabras así que aquí os dejo un vídeo en el que os contamos como recolectamos nosotros las semillas de los pimientos de piquillo.


Espero que os haya gustado este post y que si es así lo compartáis en vuestras redes sociales. Si tenéis alguna duda dejad un comentario y estaré encantado en ayudaros. Muchas gracias!!!

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube.

Comentarios

Blog miembro de: