Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

El entutorado y la poda de la tomatera

Quién no tiene tomates en su huerta? o incluso en nuestros macetohuertos y mini-huertos urbanos. Es, junto con las lechugas, una de las hortalizas más cultivadas y con unos mínimos cuidados podemos llegar a tener una gran producción. Aunque eso sí hay que estar muy pendiente de los riegos, no pasarse es tan importante como no quedarse corto y es muy exigente en nutrientes. Muchos la clasifican como una de las plantas de la huerta menos recomendable para principiantes porque además se la conocen multitud de plagas y enfermedades pero si queréis que os diga la verdad tampoco es para tanto.

El entutorado y la poda de las tomateras es, quizás, una de las partes más importantes a la hora del cultivo de esta planta ya que de ellos dependerá la supervivencia de la planta por un lado y la producción de fruto por el otro.

Por un lado tenemos el entutorado que si no lo hiciésemos la planta no soportaría su propio peso y acabaría en el suelo. Y  por el otro tendríamos la poda que de no hacerla en su momento lo que conseguiremos es que nuestra tomatera crezca de una forma descontrolada gastando su energía en la producción de hojas y ramas y no en la producción de tomates que es nuestro objetivo principal.


Pero vayamos por partes:

El entutorado, consiste en proporcionar a la planta un soporte que le servirá de guía y de apoyo para no acabar vencida por la influencia del viento y por el peso de sus ramas y frutos, que en algunos casos son bastante pesados.

La poda, la planta desarrolla un tallo principal o guía de crecimiento de la que surgirán las hojas. Entre esas hojas y el tallo principal van naciendo nuevos brotes que si los dejásemos crecer darían nuevas hojas y posteriormente nuevas ramas. La función de la poda es evitar que la planta consuma energía en la producción de hojas y ramas y que se concentre en la producción de tomates.

Pero para que veáis con más detalle estas dos partes del cultivo del tomate os dejo un vídeo en el que os explico y podéis ver mejor tanto el entutorado como la poda de las tomateras. Espero que os guste.


Comentarios

  1. Gracias!!! hay algo que no me quedo claro, cuando dices que la punta del cordel la pones en la tierra... no se amarra también? digo a una barra a ras de suelo o algo así? Estoy a punto de trasplantar unos tomates cherry y la felicidad me hace preguntona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento mucho no haberte contestado antes pero es que no vi tu comentario. Lo siento mucho. Puedes enterrarlo o atarlo a un palo o piedra y enterrar todo en la tierra. Así tendrá más consistencia. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Gracias.

Blog miembro de: