Ir al contenido principal

Destacados

La importancia de los musgos en el ecosistema 🌳 y otras cuestiones aplicadas a la huerta

Como este blog no es un blog científico ni lo pretende ser. Yo no soy biólogo ni botánico, ni nada que se le parezca, no voy a entrar en profundidad en la definición de los musgos. Nos quedaremos con la definición que el diccionario de la RAE hace de estas plantas no vasculares. Y lo hacemos así porque lo que me interesa mostrarte con este post es la función que éstos hacen en el ecosistema y en la formación del suelo. Musgo. Cada una de las plantas briofitas, con hojas bien desarrolladas y provistas de pelos rizoides o absorbentes, que tienen un tallo parenquimatoso en el cual se inicia una diferenciación en dos regiones, central y periférica. Crece abundantemente en lugares sombríos sobre las piedras, cortezas de árboles, el suelo y aun dentro del agua corriente o estancada. Los que vivimos en lugares húmedos, como es mi caso, podemos disfrutar de los musgos en multitud de superficies y en lugares tan dispares como un bosque de frondosas, una acera o un muro de una gran ciudad e incl

La judía verde

Vamos a hablar en este post del cultivo de la judía verde y también podréis ver, al final del artículo, un vídeo en el que os muestro como hacer la siembra. En nuestra huerta plantamos la variedad enana.

La judía es una leguminosa que, como el resto de las leguminosas, tiene la peculiaridad de fijar el nitrógeno atmosférico gracias a las bacterias nitrificantes de sus raíces, por lo que no es necesario hacer abonado de la tierra.

La podemos asociar con otros cultivos y una combinación muy extendida es combinar judías, maíz y calabazas. Las primeras se encargan de fijar el nitrógeno, las segundas de actuar como tutor y las calabazas las aprovecharemos para sembrar entre el maíz y así aprovecharemos el espacio.

Tenemos que sembrarla cuando el suelo supere los 10 grados de temperatura ya que no le gustan los suelos fríos por lo que dependiendo de la zona podremos adelantar la siembra o retrasarla según las necesidades. Se siembra en hileras y separaremos las semillas unos 20 o 30 cm y en cada hoyo echaremos 3,4 semillas. Una vez germinadas dejaremos sólo dos plantas, las más fuertes, las semillas las cubriremos unos 3 o 4 cm. Las filas tendrán que mantener una distancia entre ellas de unos 50/70 cm y en 2 o tres meses, si todo va bien, podremos disfrutar del resultado de nuestro trabajo.

Os recomiendo que las sembréis y no que compréis los plantones ya germinados ya que probablemente se detenga el crecimiento y no obtengáis tan buenos resultados como si hacéis la siembra directamente en vuestra huerta.

Es muy importante el acolchado, sobre todo en zonas con altas temperaturas, así favoreceremos que las raíces estén frescas y evitaremos que el suelo se seque con demasiada rapidez.

Ten cuidado con:

  • El exceso de humedad, porque junto con las altas temperaturas puedes tener problemas con el oídium o con la antracnosis.
  • La falta de riego, porque puede favorecer la aparición de la araña roja.
  • Los encharcamientos, porque puedes favorecer la aparición de podredumbres de cuello y/o raíces.
La judía es una planta delicada aunque no difícil de cultivar. De todas formas, os dejo un enlace muy completo sobre las distintas enfermedades y plagas que pueden afectar a tus plantaciones de judías.

En este vídeo podéis ver como sembramos nuestras judías. Espero que os guste.

Y recuerda, que si tienes alguna duda, o alguna sugerencia al respecto de este post, puedes hacerlo dejando un comentario en el apartado correspondiente. 

Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube

Comentarios

Blog miembro de: