Ir al contenido principal

Destacados

el bosque de alimentos, Capítulo IV, evolución primavera 2021

Hace algunos años empecé a modificar una pequeña parcela y convertirla en un bosque comestible o bosque de alimentos. Una combinación de árboles frutales y de frutos del bosque así como zonas dedicas al cultivo de diferentes alimentos para el autoconsumo. Este pequeño proyecto no iba a ser una tarea, ni fácil ni rápida, llevaría su tiempo. Una parte ya estaba hecha porque algunos de los árboles estaban en la parcela, pero convertir un caos en un bosque comestible tenía trabajo por delante. Corría el año 2016 y empecé a visualizar lo que quería y qué elementos quería introducir o modificar en la parcela. Así empezó todo. Capítulo I.  Como te comentaba la parcela ya contenía varios árboles frutales y en base a ellos y a su distribución, que no era la mejor, pero era la que había, fui pensando en qué nuevos árboles quería introducir, qué nuevas plantas quería tener y qué elementos complementarios podía incorporar al proyecto que ayudarían a mejorarlo. Varios ciruelos, un naranjo, un cerez

Así hicimos nuestra primera lombricompostera

Cuando empecé esta aventura bloguera, en un principio sólo quería compartir con el resto del mundo lo que yo hacía en mi pequeña huerta. Compartir experiencias. Así que poco a poco me fui dando cuenta de que a lo mejor esto podría convertirse en toda una experiencia y que lo que yo hacía podría convertirse en algo que otra persona al otro lado del mundo le sirviese, le fuese útil.

Así que todo empezó a coger forma; el canal, el blog, la redes sociales.

Pero no sólo podría compartir mis experiencias y mi forma de hacer las cosas. También podía aprender de otros/as a los/as que les apasionaba lo mismo que a mí. Y así fue, mi pequeña aventura se iba convirtiendo poco a poco en un proyecto en el que no sólo compartía si no en el que también recibía información y me enseñaba que se podían hacer muchas cosas pero de diferente forma.

Y aquí, en este post tenéis un claro ejemplo. Porque, ya sabía, que las lombrices eran un elemento muy importante en la formación del suelo de nuestros huertos. Y que su labor era fundamental para realizar una horticultura en la que los elementos químicos no tuviese lugar. Pero además de tenerlas de forma natural se podría hacer una especie de criadero, eso lo descubrí después.

Y de esas investigaciones y de las ganas de querer mejorar en mi proyecto, en mi forma de cultivar surgió lo que podréis ver en los dos siguientes vídeos. En ellos podréis ver cómo hicimos nuestra Lombricompostera casera y cómo alimentamos a nuestras lombrices para conseguir nuestro propio humus de lombriz.

La verdad es que es muy apropiado y útil sobre todo para todas esas personas que tenéis un huerto en vuestra terraza, o un pequeño macetohuerto. Incluso para aquellos que tenéis plantas y queréis abonar con un material totalmente ecológico. Porque no ocupa mucho sitio, no desprende olores y se puede mantener incluso en un trastero o garaje, siempre y cuando las condiciones de temperatura y humedad se mantengan en los rangos adecuados.

Los materiales que utilizamos son todos reciclados y el alimento que damos a nuestras lombrices para que realicen su labor y al mismo tiempo sirva para mantenerlas en buen estado son los residuos orgánicos de nuestro hogar. Espero que os guste y que lo pongáis en práctica.





Síguenos en Facebook  o suscríbete a nuestro canal en YouTube



Photo by Natalia Y on Unsplash

Comentarios

Blog miembro de: